Psicosis Tóxica

fileuploads/noticias/captura-de-pantalla-2020-09-07-a-las-94117.png 07/09/2020

Psicosis Tóxica

El trastorno psicótico inducido por sustancias se caracteriza por episodios de fuertes alucinaciones, visuales, auditivas y propioceptivas, así como la aparición de ideas delirantes, generalmente tras el consumo de una sustancia. Las personas que entran en este estado son incapaces de diferenciar la realidad de sus alucinaciones, actuando en consecuencia, siendo los casos que llegan a notificarse generalmente por experimentar sensaciones negativas. 

¿Qué tipo de alucinaciones y pensamientos delirantes pueden vivir?

Generalmente las personas son más conscientes de que las alucinaciones han sido ficticias, que de que las paranoias o delirios lo han sido, permaneciendo la confusión durante más tiempo en el caso de las segundas. A continuación, describimos algunos ejemplos que hemos podido observar en nuestra trayectoria:

  • Las alucinaciones visuales pueden llegar desde ver animales o seres que no existen, de tipo fantástico como gnomos, dragones, o fantasmas, hasta animales que existen en verdad como son leones, insectos o pájaros, u otro tipo de imágenes como personas u objetos tanto conocidas como desconocidas. Se caracterizan por que las experiencias suelen vivirse de forma incontrolable y agobiante para la persona, llegando a creer que tiene esos insectos por el cuerpo, o por debajo de la piel o animales que se encuentran en la habitación y que amenazan su vida, que las personas los observan o se ríen de ellos. En ocasiones van acompañados de alucinaciones táctiles o propioceptivas, es decir, sensaciones corporales
  • Las alucinaciones auditivas pueden ir desde sonidos como sirenas, disparos, o voces, hasta sonidos irreconocibles. En el caso de las voces humanas pueden percibirse como sugestiones o bien como imposiciones externas. 
  • En ocasiones ambas alucinaciones aparecen en conjunto, favoreciendo la percepción de realidad que tiene la persona y haciendo que su percepción sea mucho más angustiante. 
  • Los pensamientos son de diferentes tipos, los más comunes son el sentirse perseguido por algún tipo de organización o autoridad, con la firme convicción de ser espiada, amenazada o con riesgo de que sufra un envenenamiento o  asesinato, creer que los demás pueden oír sus pensamientos o bien que él/ella puede controlar los de los demás, que se burlan o critican a sus espaldas, entre otros. 

¿Qué puede producirlo?

Muchos de los casos de este tipo de brotes acaban siendo reducidos por personal sanitario y atendidos, o bien por servicios de urgencia o trasladados al área psiquiátrica del hospital. Allí se valoran sus capacidades y la necesidad de permanecer en dichas instalaciones hasta que la persona se estabilice, ya que en ocasiones estas alucinaciones pueden poner en riesgo la vida de la propia persona o de los demás. De ahí la importancia de prevenirlo, detectarlo y actuar en consecuencia. 

Son numerosas las sustancias que pueden dar lugar a este tipo de sintomatología, como pueden ser las anfetaminas, el cannabis, la cocaína, los alucinógenos, algunos medicamentos sedantes, o hipnóticos, e incluso el alcohol. 

- La más común es la experiencia de delirio contingente a la propia ingesta de la droga. 

- En el caso de aquellas sustancias que provocan alucinaciones como efecto de su ingesta, se considerará anómalo en cuanto a la intensidad, frecuencia, forma o la experiencia especialmente vívida de la persona. 

- También existe la posibilidad de llegar a este estado por el síndrome de abstinencia de algunas sustancias psicoactivas, esto es, el corte de administración de la droga sin un sustitutivo. 

La duración de los episodios habitualmente es de horas, sin embargo, en sustancias como la cocaína, las anfetaminas o el PCP los episodios pueden alargarse a semanas, o incluso no llegar a remitir nunca. 

Es cada vez más habitual que el consumo de este tipo de sustancias pueda favorecer la manifestación de trastornos mentales severos como es el caso de la esquizofrenia. Este tipo de enfermedades mentales una vez que se manifiestan dejan afectación de por vida, teniendo un carácter crónico y necesitando de supervisión y en algunos casos medicación de por vida. 

Si tienen dudas acerca de estos síntomas o consideran que alguien de su entorno puede estar teniéndolos no duden en ponerse en contacto con nosotros, en el Centro Terapéutico Valle del Tiétar ubicado en Madrid  contamos con un gran equipo profesional, y estemos encantados de ayudarles en todo lo que podamos. 

Nuestro centro permite actualmente ingresos disponiendo de medidas de seguridad ante el coronavirus

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar