Ansiedad, aislamiento y benzodiacepinas

fileuploads/noticias/benzos.jpg 24/04/2020

Ansiedad, aislamiento y benzodiacepinas

La ansiedad es una vivencia principalmente afectiva, de carácter subjetivo, que se caracteriza por sentimientos de preocupación, malestar, extrema vigilancia, miedo, tensión constante, sensación de pérdida de control, y cambios en el estado fisiológico (como palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, molestias digestivas o de sueño, dolor de estómago, sudoración, etc.)

Psicológicamente los síntomas que presenta son sensación de pérdida de control, de inseguridad, sospechas, problemas para tomar decisiones y/o para concentrarse, creencia de que todo es un ataque o una amenaza, sensación de falta de tiempo, etc.… lo cual se traduce en conductas como hiperactividad, movimientos repetitivos, llanto, tensión muscular corporal o facial, o torpeza, entre otras. Además, se aumenta la irritabilidad, las distracciones, la verborrea (hablar mucho y rápidamente sin un discurso coherente o lineal), o dificultades para expresar lo que se desea, se piensa y se necesita.

Esta vivencia tiene diferentes motivos para darse. Puede generarse por el estrés laboral o educativo (tener un examen, plazos de entrega de proyectos, elevado número de proyectos con escasos recursos…), problemas de pareja, familiares o económicos…que terminan por provocar en la persona un estado de angustia que no saben gestionar.

A pesar de lo que se considera, se trata de un mecanismo que tiene nuestro cerebro para advertirnos que tenemos que actuar ante situaciones de amenaza o riesgo, y es adecuada y necesaria, siempre y cuando se trate de síntomas leves que nos permitan afrontar las dificultades que la generan de una manera adecuada en nuestro día a día. En cambio, cuando no se trabajan las circunstancias que producen ansiedad, y ésta se mantiene en el tiempo, o incluso aumenta la intensidad de los síntomas, podría generar mayores problemas en la salud de la persona que la sufre.

La ansiedad es un fenómeno cada vez más común en nuestra sociedad. Vivimos actualmente en un mundo que requiere respuestas rápidas y actuación constante, que nos lleva a estar en estado de alerta permanente, y que puede terminar por dificultar el funcionamiento diario de las personas. Una de las maneras que suele tener la gente para afrontar sus síntomas es la toma de medicación. En estos casos, el consumo de benzodiacepinas prima sobre cualquier otro método de trabajo de la ansiedad.

Los ansiolíticos e hipnóticos para tratar la ansiedad

Las benzodiacepinas son medicamentos que, en pequeñas dosis y siempre bajo la pauta prescrita por un médico, reducen la ansiedad y el dolor, e inducen al sueño (recordemos que la ansiedad produce problemas en la conciliación del sueño). Aunque se ha demostrado la eficacia de los mismos, también se debe tener en cuenta que se trata de fármacos altamente adictivos si su toma se alarga en el tiempo, según indican diferentes estudios, como el de la Universidad de Stanford, pues no solo actúan como relajantes, sino que también sirven como anticonvulsivos o amnésicos. Por ello, su uso continuado y/o sin control, puede llevar a las personas a crear una dependencia de estos fármacos por la necesidad de permanecer en un estado de relajación y tranquilidad permanente, evitando afrontar todo aquello que nos genera malestar o disconfort. 

Crisis sanitaria y adicción a benzodiacepinas

Actualmente nos encontramos ante una situación de crisis sanitaria debido al Covid-19, que ha activado todos los pensamientos automáticos de estrés, y no sólo en cuanto al virus en sí (poder contagiar, estado de aislamiento, superación de un posible duelo…), sino también en cuanto al enfrentamiento de la vida posterior, una vez terminado el estado de alarma (pérdida de empleo y consiguiente búsqueda de uno nuevo, problemas económicos, escolarización…). Ello ha provocado un aumento en la toma de pastillas ansiolíticas, no sólo por parte de aquellas personas que presentan nuevamente estos síntomas, sino a aquellas que ya las tomaban con anterioridad, o personas adictas que ahora no pueden acceder a su droga principal.

La adicción a las pastillas (Orfidal, Lorazepam, Tranxilium, Tranquimazin, Lormetazepam, Bicodina, etc.) se caracteriza por un uso abusivo de las mismas para poder tener un funcionamiento adecuado. No obstante, la dependencia a estas drogas puede llegar a producir mareos, somnolencia constante, confusión, problemas de memoria o atención, problemas de equilibrio (caídas o golpes más frecuentes), trastornos del habla, estreñimiento, boca seca o problemas visuales entre otros.

Además, se puede dar el efecto paradójico, según el cual se incrementan los síntomas que pretenden evitarse. Así, hay un aumento de la ansiedad, mayor agitación o inquietud, irascibilidad, sensación de indiferencia, depresión, e incluso pensamientos suicidas por posibles psicosis en casos de tomas muy elevadas.

La inadecuada gestión de nuestras emociones acentúa muchas veces la consideración de necesitar estos fármacos como la panacea, disipando las penas y facilitando la tranquilidad y el descanso. Aunque es cierto que deben estar prescritos por un facultativo, no debemos poner todo el foco de la responsabilidad en ellos, pues el paso al consumo adictivo depende del propio autocontrol de la persona sobre la toma de la medicación. 

Tratamiento

La adicción supone la pérdida de control sobre la sustancia, ya que la persona busca el beneficio de la droga, minimizando los perjuicios. Se consume a pesar de las consecuencias negativas, como la reducción de la calidad de vida. Pero, afortunadamente, también es una problemática que puede tener rehabilitación en el Centro Terapéutico Valle del Tiétar, ofrece tratamiento individualizado a las personas que padezcan esta enfermedad, permitiendo una recuperación de su vida cotidiana sin la necesidad de las benzodiacepinas, y con un adecuado manejo de sus emociones, el estrés y factores derivados, a través de terapias impartidas por especialistas en este campo.

Nuestro centro permite actualmente ingresos disponiendo de medidas de seguridad ante el coronavirus

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar