Centro terapéutico para el tratamiento de las adicciones, ¿dónde me he metido?

fileuploads/noticias/centro-desintoxicacion-madrid.jpg 30/01/2020

Centro terapéutico para el tratamiento de las adicciones, ¿dónde me he metido?

A menudo los pacientes adictos muestran cierta reticencia al ingreso hospitalario debido a las condiciones de tratamiento que presentan: ambiente de hospital, altos niveles de medicación, escaso número de terapias con los médicos correspondientes, ingreso.

Es por este motivo por el que tanto el paciente como sus familiares se declinan por el ingreso en centros privados de tratamiento de las adicciones, pero ¿Esto qué significa? ¿Qué me ofrece el centro? ¿Dónde me he metido?

No se engañen, los centros terapéuticos son centros profesionales como cualquier hospital, están dirigidos por psicólogos, psiquiatras, sociólogos y terapeutas profesionales con experiencia en el campo de tratamiento de las adicciones, y como tal, se trabaja en pro de la recuperación del paciente. Los centros terapéuticos privados se diferencian de los tratamientos hospitalarios en eso, en su privacidad, y como tal ofrecen una serie de condiciones que los hospitales no proporcionan, en este caso, la individualidad del tratamiento, con terapias intensivas diarias que proporcionan al paciente un mayor conocimiento sobre su adicción, sus condiciones particulares y la resolución de su problemática específica.

Pero se ha de tener en cuenta, y creo que es imprescindible dejarlo claro desde el principio, que el hecho de pagar no convierte a los pacientes en demandantes. En todos los centros existen unas reglas que se han de cumplir, unos horarios, normas de convivencia y normas de exigencia. Los pacientes acuden a los profesionales para curarse, y se trabaja para ello. Esto no es un spa, ni un centro de hípica o un gimnasio, y uno no puede pedir todo lo que le venga en gana.

Si un profesional dice que no se puede tener colonia, es por un motivo, sobre todo si el paciente adicto es alcohólico. Aquí no se viene a desconectar del mundo y olvidarme de mis problemas, “me siento en el despacho del psicólogo, hablamos durante 40 minutos y listo”. No señores, se trabaja, se analiza, se estudia, se interioriza y se resuelve, pero con esfuerzo y dedicación, no mirando las musarañas.

Los terapeutas no mienten, dicen “las verdades del barquero” que los pacientes no quieren oír, y hacen que se enfrenten a sus mayores miedos para que aprendan a vivir sin recurrir constantemente al consumo, a la droga, a la botella, a la máquina tragaperras. Aquí hay horarios, y límites (si se come a las 14:00, es a las 14:00, no a las 14:10), no puedes hacer lo que quieras por el simple hecho de pagar, porque el dinero no resuelve la adicción.

Esto tampoco es una varita mágica que se activa porque pago cual Harry Potter, que no, que no, que no, sentarme a hablar no cambia nada, el cambio es costoso y requiere esfuerzo, y solo aquel que acepta las normas y valora la importancia de lo que se dice en terapia, aplicando las pautas que los profesionales indican, saldrá adelante. Ni todo el oro del mundo ni todos los consejos del mundo, ni toda la medicación posible, resolverá la adicción si el paciente no se quiere curar, y todo empieza por el ingreso y la aceptación de lo que en el centro se hace.

Sin querer desmotivar a nadie, diré que no existen soluciones milagro, sino que será el trabajo progresivo el que, con el tiempo (unas veces más prolongado y otras menos) hará que se resuelva, no entra dentro de la lógica pensar que años y años de consumo se resolverán en 12 semanas porque así lo pago. La adicción es una enfermedad cuya solución requiere del esfuerzo propio, hay que implicarse, no ser pasivo y que me digan lo que tengo que hacer y punto. Es imprescindible hacer cambios de conducta y pensamiento, y esos cambios no los realizar el dinero.

Quiero decir con todo esto, y ya terminando el tema, que los centros terapéuticos privados no son centros donde uno viene y se cura milagrosamente por el hecho de pagar. Repito, esto no es un spa (si se piensa así, ahórrese el dinero y vaya a un spa de lujo, donde le den un masaje y disfrute de las duchas suecas y demás). Es un centro especializado donde un paciente no solo se desintoxica (eso es lo fácil) sino que analiza su vida y el porqué de su enfermedad, realizando cambios que le permitirán tener una vida futura sin consumo, y esa vida señores, vale más que nada.

Nuestro centro permite actualmente ingresos disponiendo de medidas de seguridad ante el coronavirus

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar