¿Quién soy? El autoconocimiento y la autoestima como claves para el desarrollo personal

fileuploads/noticias/autoconocimiento.jpg 19/09/2021

¿Quién soy? El autoconocimiento y la autoestima como claves para el desarrollo personal

La autoestima es la valoración que nos damos a nosotros mismos, el juicio que hacemos de quiénes somos, de nuestra manera de ser; la valoración de nuestros rasgos físicos, mentales y espirituales que forman lo que comúnmente llamamos mi personalidad. Esto determina nuestra forma de ver el mundo, y esta valoración influye en nuestras vidas y en nuestra toma de decisiones, en cómo los relacionamos con los demás o en cómo afrontamos los conflictos. Por todo esto se la considera el pilar más relevante de la arquitectura psicológica de la persona.

Pero el desarrollo de una correcta autoestima incluye, entre otros, dos factores que cobran especial relevancia: el autoconocimiento y las expectativas que nos formamos.

El autoconocimiento es la capacidad de reconocernos a nosotros mismos, el saber quién soy yo, siendo específico para cada persona (todos somos únicos, con una manera de ser diferente). En el proceso de autoconocimiento es donde solemos encontrar más dificultades, ya que no tendemos a centrarnos en nuestra manera de ser, sino que nos enfocamos más en los demás. El proceso de autoconocimiento requiere de habilidades de autobservación y autoevaluación, ya que es difícil conocerse si no observamos nuestra forma de actuar y pensar, y no hacemos evaluación de dichos actos. Normalmente tendemos a no observar o no calificar como nuestros aquellos rasgos que consideramos como más negativos, y eso nos lleva a tener conductas desadaptativas y no aprender a manejarlo, porque todo aquello de lo que no eres consciente no puedes aprender a manejarlo en tu propio beneficio. En este proceso de evitación de lo negativo, se ve afectada nuestra autoestima y, por ende, nuestra manera de interpretar el mundo y enfrentarnos a las diversas circunstancias del día a día que pueden generarnos mayor o menor bienestar.

Por otro lado, encontramos las expectativas, éstas son creadas en base a lo que queremos ser o nos gustaría ser, en definitiva, el ideal. Estas expectativas están influenciadas en su mayor parte por la cultura en la que nos encontramos inmersos. La imagen que construimos de nosotros mismos se va generando desde el momento en que nacemos, y se ve influenciada en los primeros años de vida por las personas que tenemos alrededor, principalmente la familia, pero también amigos o personas cercanas, e incluso por los cánones sociales a seguir, o personajes famosos. A partir de ahí, nos vamos haciendo una imagen conforme a dicha influencia y nuestra interacción con el entorno, y va conformando poco a poco nuestro autoconcepto.

De este modo, estos componentes, autoconcepto y expectativas se retroalimentan mutuamente, y repercuten en último término en nuestro sentido de valía y nuestra visión de cómo nos vemos capacitados para enfrentarnos a las situaciones del día a día. Cuando nos describimos a nosotros mismos con características o habilidades negativas (“soy inútil, poco inteligente, no valgo, nada me sale bien”) tendemos a evitar situaciones por la creencia de un resultado negativo. Se sabe que la baja autoestima repercute en elegir y mantener una inadecuada pareja, desorganización y desidia laboral, incumplimiento de objetivos (no ser constante), conductas autodestructivas como el consumo de drogas, bajo rendimiento generalizado…

Por el contrario, una autoestima positiva y realista (“soy capaz, valioso, estoy dispuesto a hacerlo”) tiene múltiples ventajas en nuestro nivel personal y en la relación con los demás, entre las que podemos destacar:

- La capacidad de aportar de manera adecuada y con beneficio en el entorno, para cuidar y defender nuestros intereses.

- Aumento de la confianza en uno mismo, con el subsiguiente aprendizaje de gestión de las relaciones de interdependencia

- Desarrollo de vínculos de apego saludables y más duraderos: no suelen darse relaciones tóxicas en el caso de las personas con una autoestima estable

- Mayor sensación de felicidad y satisfacción vital

- Mejor interpretación de la realidad, desde una perspectiva más objetiva y realista, que con la tendencia negativa de la baja autoestima

- Ausencia del miedo al rechazo

- Habilidades para la defensa de los derechos e intereses asertivos

- Mayor capacidad de resiliencia, entendida como la capacidad para superar las adversidades 

Desde una perspectiva teórica, se sabe que existen muchos beneficios cuando se vive con una autoestima positiva, aunque de cara a ponerlo en práctica no todo es tan sencillo como parece. El desarrollo de la autoestima requiere de tiempo y práctica, siempre enfocándonos en el objetivo que supone para nuestro propio desarrollo personal, clave en la evolución psicológica de la persona. Tal como dijo Nathaniel Branden, psicoterapeuta canadiense, sin la seguridad y el afecto auténtico en uno mismo es imposible enfrentarnos a los desafíos más básicos. Para mejorar la autoestima existen diversos métodos:

- Aceptación y conciencia sobre lo que hacemos y cómo somos, no ponernos máscaras.

- Hacerse responsable de lo que uno piensa, dice y hace, todo ello en consonancia.

- No pretender agradar a los demás, anteponiéndolos siempre a nuestras propias necesidades y deseos.

- Marcarnos objetivos o propósitos, así como los medios para poder alcanzarlos. Para ello, es necesario identificar nuestras fortalezas.

- Trabajar sobre nuestros pensamientos autodestructivos, como el “no valgo para nada”

Además, en caso de presentar problemas mayores en cuanto a nuestro autoconcepto y nuestra autoestima, llegando a comportamientos altamente autodestructivos (consumo de drogas, aislamiento, inadecuada alimentación…) se hace necesario acudir a un profesional que ayude a marcar las estrategias más adecuadas con el fin de reorientar nuestra vida.

El Centro terapéutico Valle del Tiétar ubicado en Madrid, ofrece la posibilidad de aumentar nuestra autoestima a través de diferentes tratamientos terapéuticos.

Puede ponerse en contacto con el equipo de profesionales en el teléfono 918644181 para más información.

Nuestro centro permite actualmente ingresos disponiendo de medidas de seguridad ante el coronavirus

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar