Adicción al juego

fileuploads/noticias/adiccion-al-juego.jpg 18/02/2020

Adicción al juego

Existen las adicciones a sustancias y las adicciones a conductas. Estas últimas cada vez tienen mayor prevalencia. En muchas ocasiones hemos podido observar que están muy relacionadas con la adicción al alcohol.  Sin embargo, es difícil determinar cuál es causa y cuál es  la consecuencia, ya que cuando la adicción se asienta se establece una relación entre ambas pudiendo provocar deseos de consumo la una por la otra.

Cabe destacar tres subtipos de adictos al juego:

El inestable emocional: son personas con dificultades para gestionar las emociones negativas, sobre todo la frustración, la ira y la vergüenza, que tienden a buscar una recompensa positiva tanto en el propio hecho de jugar como en el premio.

El condicionado conductualmente: son personas cuyo tratamiento es sumamente difícil pues su adicción deriva del aprendizaje de que el juego puede ser una solución aparente a sus problemas económicos. En el pasado es común que hayan tenido una ganancia importante que les hizo sentirse felices y cuya atribución en muchas ocasiones no se la dejan al azar, sino a la percepción que tienen de capacidades internas.

El antisocial impulsivo: son personas anti normas que tienden a reaccionar en base a necesidades inmediatas, con una clara falta de control. Este tipo de adicto al juego es el que más se relaciona con conductas de riesgo, con comportamiento agresivo, con hurtos o con préstamos de los que no se pueden hacer cargo posteriormente.

De todos ellos solamente el condicionado conductualmente tiene una alteración a nivel neuropsicológico de los circuitos de recompensa, llegando a ser necesaria la rehabilitación mediante un programa exhaustivo en el que no solamente se planteen la importancia de prevenir las recaídas, analizando los motivos que llevan a la persona a cometer las conductas. También es fundamental realizar actividades que promuevan y fomenten el disfrute, con el objetivo de aprovechar la propia plasticidad neuronal para generalizar la capacidad de disfrutar con otra cosa que no sea dañina para la persona.

Por todo ello supone un factor especialmente relevante no solamente desconectar a la persona de los ambientes en los que jugaba, sino romper esa expectativa de que conoce o controla las probabilidades de los premios, por lo que para él o ella es más probable ganar. Esta idea irracional esta muy arraigada en algunas personas, haciéndose especialmente difícil de rebatir o contrastar mediante argumentos.

Los familiares en muchas ocasiones pueden sufrir de forma secundaria, no solamente por las conductas agresivas a las que están acostumbrados por parte de algunas personas, sino por las falsedades, la necesidad de andar dudando y en alerta constante, e incluso en algunas ocasiones por el estrés constante, pudiendo llegar a afectar en diversas enfermedades derivadas del sometimiento a un estrés constante. 

Es por eso que se hace especialmente relevante en este tipo de patologías, sobre todo cuando son duales, actuar de forma multifactorial, con una visión desde la perspectiva bio psico social de la enfermedad adictiva.

En el Centro Terapéutico Valle del Tiétar, abordamos la enfermedad desde el principio, y realizamos  un análisis intrínseco, sobre la personalidad y características del individuo con el fin de obtener respuesta ante las conductas tan desajustadas y condicionantes en las diferentes esferas de su vida.

¿Hablamos? 918.644.181 o por WhatsApp 629.076.477

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar