CTV Tietar - Centro de Adicciones Tel. 918 644 181 - 629 076 477

  • ¡Llámanos sin Compromiso!

    ¡Llámanos sin Compromiso!

  • ¡Financiamos Su Tratamiento!

    ¡Financiamos Su Tratamiento!

  • ¡Tratamiento Personalizado!

    ¡Tratamiento Personalizado!

  • ¡Obtendrás Respuestas!

    ¡Obtendrás Respuestas!

  • ¡Instalaciones Bien Equipadas!

    ¡Instalaciones Bien Equipadas!

  • ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

    ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

  • ¡Diversas Actividades!

    ¡Diversas Actividades!

  • ¡Recupera Tus Hábitos!

    ¡Recupera Tus Hábitos!

  • ¡Fomenta Tu Bienestar!

    ¡Fomenta Tu Bienestar!

La adicción a la comida es una enfermedad que va más allá del simple atracón. Se trata de una conducta conocida como ingesta emocional, y que supone ser disruptiva y desadaptativa ya que consiste en consumir alimentos de forma descontrolada a todas horas del día y en cualquier lugar, y con tendencia a tomar alimentos hipercalóricos, pues el exceso de azúcar y calorías proporciona un bienestar momentáneo.

No obstante, el bienestar momentáneo, que les sirve para llenar un vacío emocional, es irreal porque seguidamente surgen remordimientos y sentimientos de culpa por dicho atracón, lo que a medio plazo produce baja autoestima y estrés asociado a su conducta. Biológicamente, se trata de una enfermedad biológica, ya que distintos estudios científicos determinan que en estas personas existen niveles bajos de dopamina en determinadas áreas del cerebro, como ocurre con otras adicciones.

La dopamina es el neurotransmisor del placer, y al existir una falta de tal, la comida supone un sustituto, pues aumenta los niveles de dopamina, endorfinas y opioides, dando lugar a efectos placenteros. Las personas con este tipo de conductas adictivas se caracterizan por tener baja autoestima, que se rechazan a sí mismas, presentan sentimientos de culpa en forma exagerada y tienen una preocupación excesiva por el peso y la imagen corporal.

Sentirse deprimido es un estímulo particularmente poderoso, aunque también la ansiedad o el enojo son motivo de compulsión por comer. La diferencia con otros trastornos alimentarios es que la ingesta compulsiva no incluye conductas compensatorias (vómitos, laxantes…). Las peculiaridades de esta enfermedad hacen que el tratamiento deba ser estrictamente individualizado con el fin de trabajar tanto sobre la parte biológica, como sobre la parte psicológica, ya que se limita el desarrollo y bienestar personal, familiar y social de la persona.

El Centro terapéutico Valle del Tiétar pone a su disposición un tratamiento personalizado, con uso de orientación nutricional y técnicas psicológicas específicas, fundamentales para la mejora en la calidad de vida. Si considera que se encuentra en una situación de descontrol con sus hábitos alimenticios, nosotros le ayudaremos. Primera consulta gratuita. 918644181