Centro de Adicciones

918 644 181

 629 076 477

  • ¡Llámanos sin Compromiso!

    ¡Llámanos sin Compromiso!

  • ¡Financiamos Su Tratamiento!

    ¡Financiamos Su Tratamiento!

  • ¡Tratamiento Personalizado!

    ¡Tratamiento Personalizado!

  • ¡Obtendrás Respuestas!

    ¡Obtendrás Respuestas!

  • ¡Instalaciones Bien Equipadas!

    ¡Instalaciones Bien Equipadas!

  • ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

    ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

  • ¡Diversas Actividades!

    ¡Diversas Actividades!

  • ¡Recupera Tus Hábitos!

    ¡Recupera Tus Hábitos!

  • ¡Fomenta Tu Bienestar!

    ¡Fomenta Tu Bienestar!

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificación 0.00 [0 Votos]

9-01-2017 Equipo Terapéutico Valle del Tiétar

La figura del intervencionista familiar ha aparecido recientemente en España. Actualmente se continúan formando intervencionistas en nuestro país, desempeñando una labor similar a la de un mediador o un coach. Las personas que desarrollan esta tarea cuentan con una formación académica en adicciones, especialmente en las técnicas de intervención psicológicas más eficaces, acreditado a través de una titulación inicialmente expedida en EEUU, y posteriormente, tras la puesta en marcha de este tipo de intervención, en España. Estos profesionales cuentan con una particularidad que les hace diferentes, y es que además de contar con el bagaje académico necesario para trabajar esta problemática también cuentan con la experiencia suficiente como para trabajar con adictos, puesto que ellos mismos padecen una adicción.

Los pacientes que ingresan en un centro residencial así como los que realizan un tratamiento de otras características (ambulatorio), necesitan motivación interna al cambio para interiorizar adecuadamente su problemática y abandonar el consumo recurrente de una sustancia o la realización compulsiva de un actividad (juego patológico o compras compulsivas). En muchas ocasiones, el ingreso se lleva a cabo bajo presiones, especialmente familiares o judiciales, resultando altamente difícil encontrar personas con una motivación al cambio puramente interna. Sin embargo, en el rango motivación interna-externa, existe diferencia entre los pacientes que se inclinan más hacia un lado de la balanza que hacia el otro. - Motivación al cambio interna A priori, se presupone que la adherencia al tratamiento va a ser adecuada. Se parte de la base de que el paciente conoce la problemática que presenta así como el mal funcionamiento que le supone en su día a día, siendo favorable con sus actitudes al cambio conductual y cognitivo que le permita abandonar la dinámica de consumo mantenida hasta el momento y mantener dichos cambios en su futuro para evitar una posible recaída. - Motivación al cabio externa La voluntariedad de estos pacientes se pone en entredicho, por ello es probable que desde el primer momento sientan rechazo por las terapias, así como por las normas/limitaciones y los profesionales integrantes del Equipo Terapéutico. Realmente, este tipo de pacientes no quiere cesar la conducta de consumo, no sopesa la existencia de un problema real, incluso cuestionando la peligrosidad y el daño del mismo. Por todo ello, este tipo de pacientes requeriría de una serie de actividades distintas, con objeto de que se trabaje con él primordialmente dicha motivación haciendo que pase de externa a interna y permita la adecuada adherencia al tratamiento. Es en estos últimos pacientes con quienes actúan los intervencionistas familiares en adicciones. Mediante su trabajo, estos profesionales consiguen concienciar al paciente de la existencia de un problemática real como es una adicción a una sustancia así como la pérdida de control que mantienen junto con los problemas generados en todas las esferas de su vida y su desajustado funcionamiento vital. Es importante reseñar que la adicción es una enfermedad en la que el paciente cree tener el control además de generarle unas fuertes sensaciones positivas que difícilmente quiere abandonar, hasta que “no toca fondo”. Sin embargo, mediante los intervencionistas familiares el paciente puede darse cuenta antes y poner medios para abandonar el consumo, como puede ser el ingreso residencial, sin ser demasiado tarde. Para llevar a cabo esta labor, el profesional acude al domicilio familiar si fuera necesario en varias ocasiones, planteando inicialmente una única reunión que se analiza minuciosamente para que sea eficaz. A este encuentro acudirán el paciente y los familiares, previamente habiendo trabajado con los familiares del adicto o incluso con el propio paciente. El trabajo de un intervencionista familiar avala un éxito de 9 sobre 10 pacientes que acuden a un centro de desintoxicación tras haber realizado esta intervención conjunta con el paciente y la familia, lo cual indica que existe una concienciación de los pacientes con respecto a la adicción y la actitud positiva al cambio. Centro Terapéutico Valle