Centro de Adicciones | Tel. 918 644 181, 629 076 477

  • ¡Llámanos sin Compromiso!

    ¡Llámanos sin Compromiso!

  • ¡Financiamos Su Tratamiento!

    ¡Financiamos Su Tratamiento!

  • ¡Tratamiento Personalizado!

    ¡Tratamiento Personalizado!

  • ¡Obtendrás Respuestas!

    ¡Obtendrás Respuestas!

  • ¡Instalaciones Bien Equipadas!

    ¡Instalaciones Bien Equipadas!

  • ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

    ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

  • ¡Diversas Actividades!

    ¡Diversas Actividades!

  • ¡Recupera Tus Hábitos!

    ¡Recupera Tus Hábitos!

  • ¡Fomenta Tu Bienestar!

    ¡Fomenta Tu Bienestar!

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificación 0.00 [0 Votos]

18-02-2017 La Vanguardia

Los expertos están detectando un aumento de la presencia de compuestos sintéticos de consecuencias desconocidas. El consumo de drogas es algo siempre preocupante. Y es que, por definición, éste atenta contra la salud de la persona que las consume. Pero la preocupación es aún mayor, si cabe, cuando la droga en cuestión ha sido adulterada. En ese contexto, el consumidor no sabe a ciencia cierta qué está consumiendo y qué consecuencias se pueden derivar de ello. En este sentido, los expertos están detectando un incremento de las adulteraciones de las drogas tradicionales con nuevas sustancias sintéticas, identificadas bajo el acrónimo de NPS (New psychoactive sustances). “La última alerta que efectuamos, hace dos semanas, fue la de una persona que consumió una pastilla supuestamente de éxtasis, de MDMA, pero en realidad el análisis reveló que se trataba de ALFA-PVP, conocida popularmente como flakka”, explica a La Vanguardia Nuria Calzada, psicóloga y coordinadora estatal de Energy Control, el proyecto de reducción de riesgos de la oenegé Asociación Bienestar y Desarrollo.

“Se están consumiendo estas drogas muchas veces sin saberlo, y esto es un problema”, añade. Imagen de una de las alertas más recientes emitidas por Energy Control Imagen de una de las alertas más recientes emitidas por Energy Control (Energy Control) Precisamente, Energy Control emitía este sábado una alerta internacional relacionada con algunas muertes e intoxicaciones que tuvieron lugar en Melbourne (Australia) a mediados de enero por éxtasis adulterado. “Nos enviaron muestras que supuestamente eran las mismas que las que consumieron aquellas personas. Vimos que no era éxtasis. Había tres sustancias de las consideradas nuevas, con el peligro importante que eso conlleva”, apunta Calzada. Se da el agravante de que este tipo de sustancias (las NPS) son, en principio, “drogas más potentes [que las ‘clásicas’], que actúan en dosis más bajas y de efectos desconocidos o poco conocidos”, advierte esta experta. Precisamente, son estos efectos distintos e inesperados los que provocan angustia en las personas que las han consumido sin ser conscientes de ello. “No saben qué se han tomado. Empiezan a tener taquicardias y a pasar un mal rato”, añade. Las NPS son drogas más potentes, que actúan en dosis más bajas y de efectos desconocidos NÚRIA CALZADA Coordinadora estatal de Energy Control Pero lo peor son las reacciones que se derivan propiamente de la ingesta de la sustancia, que pueden traducirse “en un brote psicótico o en una crisis de pánico fuerte, requiriendo todo ello de una hospitalización”, advierte Calzada. La flakka –que se vende como incienso o fertilizante y que fue detectada por primera vez en España en 2011-, es una de las sustancias que queda incluida dentro del grupo de las catinonas sintéticas. La ingesta de estas NPS puede producir hiperactivación, aumento de la frecuencia cardiaca y arterial, desorientación, alucinaciones, convulsiones y arritmias. La adulteración de las dorgas 'clásicas' va en aumento La adulteración de las dorgas 'clásicas' va en aumento (EFE) Otro grupo numeroso de NPS es el de los cannabinoides sintéticos. Muchas veces distribuidos a través del nombre comercial Spice, son otro conjunto de sustancias con las que se están adulterando las drogas clásicas. De aspecto parecido al de la marihuana, todavía no están claros los efectos que producen. De lo que sí hay registros es de graves episodios de intoxicación, incluyendo vómitos, espasmos, alucinaciones o episodios psicóticos. “Los venden como marihuana sintética, pero no tienen nada de marihuana”, advierte Calzada, quien señala que “no hay ninguna muerte documentada en siglos de historia por consumo de cannabis”, mientras que “con los cannabinoides sintéticos, que nada tienen que ver con la planta, sí que las hay”. También se conocen los efectos negativos a nivel de trastorno mental y de psicomotricidad que puede generar el consumo de estos compuestos. Los cannabinoides sintéticos los venden como marihuana sintética, pero no tienen nada de marihuana NÚRIA CALZADA Coordinadora estatal de Energy Control Según el último informe de Alcohol, tabaco, y drogas ilegales en España, publicado por el ministerio de Sanidad el pasado mes de diciembre, los cannabinoides sintéticos y las catinonas representaron, en conjunto, casi el 80% de total de incautaciones de 2014 de NPS. Desde Energy Control están detectando “que cada año aumenta el número de drogas adulteradas con NPS”. Un dato que inquieta a los responsables de este proyecto. “Nos preocupa ya que está relacionado con intoxicaciones, hospitalizaciones, etc.”, apunta Calzada. Los números no dejan lugar a dudas: en 2010 detectaron 25 muestras adulteradas con NPS, mientras que esta cifra ha aumentado hasta las 195 en 2015. Cada año aumenta el número de drogas adulteradas con NPS NÚRIA CALZADA Coordinadora estatal de Energy Control Una de las sustancias más adulteradas en los últimos años es la ketamina, una droga disociativa con potencial alucinógeno. Las muestras de esta sustancia adulteradas con, entre otras compuestos, metoxetamina (una NPS) han ido en aumento. Si en 2010, los análisis de Energy Control detectaron un 8% de muestras que no contenían ketamina, en 2015 este porcentaje se ha disparado hasta el 40%, como reza en su último informe publicado. El perfil del consumidor Hay un perfil de consumidor, el que los entendidos en la materia conocen como psiconautas, que tiene una trayectoria en el consumo de drogas. “Son personas que buscan información, contrastan, experimentan y consumen con conocimiento”, señala Calzada. Para decirlo de una manera rasa, son entendidos en la materia. Drogas 'tradicionales' como el éxtasis están siendo adulteradas con NPS Drogas 'tradicionales' como el éxtasis están siendo adulteradas con NPS (Jamesmcq24 / Getty) Sin embargo, hay otras personas que tienen un consumo más esporádico y que no son tan competentes en el consumo de sustancias como el anterior colectivo. Este grupo es el que preocupa principalmente a los investigadores. “Es el perfil que más detectamos, que han consumido algo sin saberlo o bien porque les han vendido gato por liebre o porque lo que han comprado está adulterado, e incluso completamente sustituido”, subraya la coordinadora de Energy Control. Un público reducido A pesar de la preocupación que genera este tipo de consumidor de drogas tradicionales que puede verse puntualmente sorprendido por la ingesta de una sustancia adulterada, desde la Generalitat puntualizan que estas personas, a nivel numérico, suponen un grupo “muy poco relevante”. Así al menos lo defiende el doctor Joan Colom, subdirector general de Drogodependencias de la Generalitat de Catalunya. “No es un fenómeno social, general”, agrega. “No nos preocupa tanto la flakka o el Spice. Lo que más nos preocupa es el alcohol, el tabaco, la marihuana o la cocaína”, subraya. No nos preocupa tanto la flakka o el Spice. Lo que más nos preocupa es el alcohol, el tabaco, la marihuana o la cocaína JOAN COLOM Doctor y subdirector general de Drogodependencias de la Generalitat de Catalunya Consecuencias desconocidas Son las consecuencias a medio y largo plazo que pueden derivarse del consumo de estas NPS las que inquietan a los entendidos. “De la mayoría de estas drogas no tenemos estudios, ni tan sólo investigación en animales”, lamenta Calzada. Se da la circunstancia de que muchas de ellas, como los cannabinoides sintéticos, han surgido de la investigación universitaria en la búsqueda de tratamientos para algunas enfermedades. En su día se investigaron, se hicieron ensayos clínicos, pero finalmente se descartaron. “Pero la molécula ya fue creada y muchas veces surge alguien que piensa que puede tener un mercado”, añade la coordinadora de Energy Control. Las consecuencias a medio y largo plazo del consumo de NPS se desconocen Las consecuencias a medio y largo plazo del consumo de NPS se desconocen (MilosJokic / Getty) Y ahí radica uno de los principales problemas en la lucha contra estas nuevas sustancias. “Son preceptivos químicos legales”, explica Colom. “Cuando las detectamos, fiscalizamos y emitimos la correspondiente alerta, automáticamente aparece una segunda y una tercera generación”, agrega. “Las presentan como químicos de investigación o como ‘Legal Highs’”, arguye Calzada. “Este último grupo viene presentado en paquetes muy sofisticados, chillones, y lo venden como, por ejemplo, abono para plantas, no como droga evidentemente. Pero tanto el que lo vende como el que lo compra saben para lo que es”, agrega. En ningún momento te vas a encontrar en el supermercado un abono para plantas que resulte ser una droga NÚRIA CALZADA Coordinadora estatal de Energy Control La vía de distribución utilizada es normalmente Internet. “En ningún momento te vas a encontrar en el supermercado un abono para plantas que resulte ser una droga”, advierte Calzada. “Y estas sustancias son vendidas a través de webs de difícil trazabilidad”, añade Colom. “Se hace muy complicado saber quién ha vendido el producto. Son webs encriptadas, que se llaman ‘Silk Road’. Muchas veces son chinas: hoy aparecen y mañana desaparecen”, remarca. Lo que sí está claro es que el interés por saber qué tipo de sustancias están presentes en el mercado es creciente. En este sentido, países como Australia, Reino Unido y Argentina se están planteando la creación de proyectos como el de Energy Control, que supone uno de los principales suministradores de información a las administraciones competentes respecto a las sustancias que están presentes en la calle. Centro Terapéutico Valle del Tiétar.