Centro de Adicciones | Tel. 918 644 181, 629 076 477

  • ¡Llámanos sin Compromiso!

    ¡Llámanos sin Compromiso!

  • ¡Financiamos Su Tratamiento!

    ¡Financiamos Su Tratamiento!

  • ¡Tratamiento Personalizado!

    ¡Tratamiento Personalizado!

  • ¡Obtendrás Respuestas!

    ¡Obtendrás Respuestas!

  • ¡Instalaciones Bien Equipadas!

    ¡Instalaciones Bien Equipadas!

  • ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

    ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

  • ¡Diversas Actividades!

    ¡Diversas Actividades!

  • ¡Recupera Tus Hábitos!

    ¡Recupera Tus Hábitos!

  • ¡Fomenta Tu Bienestar!

    ¡Fomenta Tu Bienestar!

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificación 0.00 [0 Votos]

8-03-2017 Equipo terapéutico Valle del Tiétar

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS; UN ARMA DE DOBLE FILO. Las nuevas tecnologías suponen sin duda un gran avance que facilita la vida cotidiana de la población, pero su uso indebido puede suponer la aparición de diversos problemas en los usuarios, específicamente una adicción asociada a un uso abusivo. Si bien es cierto que la adicción a las nuevas tecnologías puede aparecer en cualquier rango de edad, puede presentarse con mayor facilidad en jóvenes y adolescentes dada su habituación al uso de ordenadores, móviles o videojuegos, pudiendo derivar en la necesidad de tales dispositivos para funcionar adecuadamente en su día a día, conformando por ende una dependencia. La OMS (Organización Mundial de la Salud), señala que una de cada cuatro personas sufre trastornos relacionados con las nuevas adicciones.

En España, se estima que entre el 6 y 9% de los usuarios de Internet podrían haber desarrollado el trastorno adictivo. Mediante el uso de redes sociales o internet, las personas pueden hablar de cuestiones que sin respaldarse tras una pantalla resultarían complicados, pues expresar ciertos sentimientos o pensamientos en persona requiere de unas adecuadas habilidades sociales y emocionales con las que no todo el mundo cuenta, y más concretamente adolescentes o jóvenes. Los chats suponen para las personas una herramienta para mantener conversaciones de manera instantánea de forma que en sujetos con gran timidez constituye un instrumento con el que se desinhiben y se socializan para lo que cara a cara tienen dificultades (Carbonell, Xavier et al. 2010). Como apuntan Arias, R, Gallego, V, Rodríguez, M.J, y Del Pozo, M.A. (2012), las adicciones a las nuevas tecnologías están íntimamente relacionadas con la adicción al sexo, al juego, uso de chats o a las compras, pues el principal causante es internet. Las personas adictas a las nuevas tecnologías, como cualquier otra adicción, presentan cambios en el comportamiento que se reflejan en las distintas esferas de su vida. La utilización de los dispositivos absorbe la mayor parte de su tiempo, tanto cuando están en su entorno familiar como cuando están en su entorno laboral/escolar, observando en ellos un bajo rendimiento en todas las actividades que realizan; menor funcionamiento laboral o académico, y escasa cooperación familiar. En esta misma línea, comienzan a descuidar las rutinas cotidianas como el sueño o la alimentación, no cubriendo necesidades primarias imprescindibles para la regulación fisiológica, emocional o conductual. Desde el punto de vista psicológico, como señalan Labrador Encinas y Col. (2010), el sujeto manifiesta excesiva euforia asociada a un sentimiento placentero e incapacidad para cesar el uso del dispositivo aun cuando mantiene relaciones interpersonales con amigos o familiares. Así mismo, la privación del comportamiento adictivo se traduce en sensación de vacío, síntomas depresivos e irritabilidad. La adicción a las nuevas tecnologías genera consecuencias negativas a nivel fisiológico, psicológico o social, siendo descritas a continuación (Arias, R, Gallego, V, Rodríguez, M.J, y Del Pozo, M.A. (2012)): - Fisiológico: sedentarismo, cansancio, sueño, desnutrición, cefaleas, fatiga ocular, problemas musculares, agotamiento mental, epilepsias, convulsiones, retraso en el desarrollo y alteraciones del sistema inmune. - Psicológico: depresión e inestabilidad emocional (romper a llorar) y ansiedad por realizar de forma abusiva su adicción. Otros efectos negativos de la adicción a las nuevas tecnologías también son el empobrecimiento afectivo, agresividad, confusión entre el mundo real-imaginario, infantilismo social, inmadurez, fantasía extrema y falta de habilidades de afrontamiento. - Social: aislamiento social, conflictos familiares, escolares o laborales, incumplimiento de las actividades de la vida rutinaria (pérdida de los hábitos normales de higiene), problemas económicos y/o legales (delitos, robos, agresiones…) La adicción a las nuevas tecnologías conforma una adicción sin sustancia, aunque esto no quiere decir que el uso de dispositivos y concretamente de internet, no suponga un reforzador, generando placer en el individuo hasta llevarlo a la pérdida de control. Al igual que cualquier otra adicción, existe tratamiento psiquiátrico-psicológico que permite al paciente realizar su vida con normalidad a través de la creación de un nuevo estilo de vida y de la prevención de recaídas. En el Centro Terapéutico Valle del Tiétar trabajamos sobre las adicciones conductuales, ayudando a los pacientes a recuperar un estilo de vida normoadpatado a sus circunstancias personales. Centro Terapéutico Valle del Tiétar.