Centro de Adicciones

918 644 181

 629 076 477

  • ¡Llámanos sin Compromiso!

    ¡Llámanos sin Compromiso!

  • ¡Financiamos Su Tratamiento!

    ¡Financiamos Su Tratamiento!

  • ¡Tratamiento Personalizado!

    ¡Tratamiento Personalizado!

  • ¡Obtendrás Respuestas!

    ¡Obtendrás Respuestas!

  • ¡Instalaciones Bien Equipadas!

    ¡Instalaciones Bien Equipadas!

  • ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

    ¡La Recuperación En Un Entorno Natural!

  • ¡Diversas Actividades!

    ¡Diversas Actividades!

  • ¡Recupera Tus Hábitos!

    ¡Recupera Tus Hábitos!

  • ¡Fomenta Tu Bienestar!

    ¡Fomenta Tu Bienestar!

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificación 0.00 [0 Votos]

19-03-2017 Las Drogas

Ciertas informaciones han creado confusión al tratar de ilustrar, no se sabe si con buena intención o no, sobre los signos capazes de señalar a un drogado: modificaciones en la conducta dificiles de explicar, cambios en el semblante, estallidos de nervios o colera, aversion a cualquier ezfuerzo fisico, etc. Con esta informacion parcialmente verdadera solo se consigio crear a menudo un clima de sospecha entre padres y educadores. Conviene desbrozar el terreno antes de hacer afirmaciones apresuradas. Si bien estos indicios pueden denunciar la presencia de droga, no por eso debe llegarse a la conclusión de que toda toda crisis de adolescencia, toda rebelión contra la sociedad o todo estallido de originalidad, se sustentan en la droga. Hay que estar atentos, si, pero siempre es esencial el dialogo, basado en la apertura y el afecto. Analicemos los casos que pueden presentarse: Usted descubre que su hijo fuma o ha fumado marihuana. En el primer momento hace un drama. Y aquí empezó a equivocarse. El chico -si los familiares lo tomar de inmediato por drogadicto- corre el riesgo de sobrevalorar su conducta. Converse con él, pregúntele si tiene algún problema, pregúntese a usted mismo si no lo ha descuidado un poco. Explíquele los peligros que corre, no solo por la marihuana, sino con todas las demás drogas marcándole bien las diferencias entre cada una.

Manténgase atento, por si se produce una escalada. Usted se entera que su hijo es consumidor habitual de marihuana, LSD, u otros alucinógenos. No pierda el control, tome conciencia que algo esta pasando si su hijo se aisla, mediante la droga, de un mundo en el cual no se encuentra cómodo, o al que rechaza buscando un ámbito de ensueño. No tema en pedir consejo al medico de la familia, su presencia es indispensable en este asunto. Su hijo presenta intoxicación debida a drogas mas poderosas como anfetaminas, o heroína. No tome decisiones súbitas, dictadas por el pánico. Sepa expresar su inquietud -si esta nace del amor que siente por su hijo- y así demostrara que se toma muy en serio los delirios del joven drogadicto con la muerte y la locura. El sentirá ese afecto, se dará cuenta de que usted no lo rechaza y esto puede ser fundamental para su curación. Entonces si, lo podrá llevar con el asesoramiento de su medico, a algún centro de desintoxican. Pero el rol de los padres no termina aquí. Desandar el camino de la droga es muy duro. El adicto necesitará todo el afecto y la voluntad de quienes lo rodean para tomar conciencia de sus problemas y reintegrarse, poco a poco, a la sociedad. Centro Terapéutico Valle del Tiétar.